Hera *Mito* (Donde se enteran de por qué Zeus maldijo a los dioses del sueño)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hera *Mito* (Donde se enteran de por qué Zeus maldijo a los dioses del sueño)

Mensaje  Invitado el Lun Mar 30, 2009 6:09 pm

Homero es la fuente más completa para conocer las relaciones de la diosa Hera con todas las demás divinidades del Olimpo. Escribe que la diosa Hera, "la de los grandes ojos", es una deidad que tiene el mismo linaje que el poderoso Zeus, fue engendrada como la más venerable de las diosas y, además, se convirtió en esposa del rey del Olimpo.

A la diosa Hera se la consideraba como la reina del Olimpo y, según cuenta el gran narrador Hesíodo, sus padres fueron el titán Cronos y Rea, diosa de la tierra.

Pero además sus peculiaridades y características abarcan aspectos de todo tipo. Muy especialmente se suele criticar a esta diosa su excesiva terquedad, su crónico malhumor y su actitud celosa e intransigente ante los amoríos de su esposo Zeus. Claro que, si sucediera lo contrario, si ésta pagara al rey de los dioses y de los hombres con la misma moneda, habría que ver la furia que tal acción desencadenaría en aquél.

Lo cierto es que los amores e idilios de Zeus son continuos. Sus correrías llegan a tales extremos que hasta podríamos hablar de sofisticación. Uno de los múltiples ejemplos podría ser la artimaña utilizada por el poderoso dios para adentrarse en los dormitorios ajenos, como en el caso de su transformación en lluvia de oro para, así, introducirse en la torre donde se hallaba recluida Dánae, la bella hija del rey de Argos y Eurídice, porque un oráculo consultado por su padre había predicho que moriría a manos de un descendiente suyo. Efectivamente, su nieto Perseo, nacido de la subrepticia unión de Zeus y Dánae, mataría, bien que de manera accidental, a su propio abuelo, demostrando que las afirmaciones de los oráculos son inexorables.

En otra ocasión, la hermosísima Alcmena, hija del rey de Micenas, fue engañada por Zeus, quien, con ocasión de una larga ausencia del marido de Alcmena, tomó su apariencia y logró así seducir a la bella muchacha. De esta unión nacería el gran héroe Hércules. Se dice que Alcmena murió siendo ya muy anciana y que su cuerpo yace en los Campos Elíseos, pues así lo quiso Zeus en agradecimiento a los favores que de ella recibió.

No es de extrañar que Hera, la primogénita de Cronos y Rea, mostrara un talante hosco ante las correrías de su infiel esposo. Y esto ha sido aprovechado por los detractores de la diosa para tacharla, cuando menos, de irascible. De hecho, para todos los mitologistas representa a la intransigencia y el rencor, aunque reconozcan que se trata de una actitud justificada ante las aventuras amorosas de su marido.

Puesto que Zeus era el más grande de los dioses, y como además, todas las demás deidades le debían respeto y obediencia, no era fácil encontrar aliados contra los desmanes que infligía a su propia esposa, aunque todos coincidían en que la ayuda que buscaba obedecía a motivos justificados.

A menudo, Hera recababa la ayuda de otros dioses del Olimpo para contrarrestar, y evitar, la infidelidad de Zeus. Mas nadie se atrevía a engañar al rey de los dioses y de los hombres. Unas veces solicitaba la ayuda del Sueño para que adormeciera al rey del Olimpo y otras recurría al consejo de la dulce Afrodita para plagiar sus encantos y, así, someter afectivamente al lúdico e infiel dios. Homero lo describe en "La Ilíada" de la forma siguiente:

"Hera dejó en raudo vuelo la cima del Olimpo y pasando por la Pieria y la deleitosa Ebatia, salvó las altas y nevadas cumbres de las montañas donde viven los jinetes tracios, sin que sus pies tocaran la tierra; descendió por el Atos al fluctuoso mar y llegó a Lemnos, ciudad del divino Toante. Allí se encontró con el Sueño, hermano de la Muerte; y asiéndole de la diestra, le dijo estas palabras: "¡Oh Sueño, rey de todos los dioses y de todos los hombres!. Si en otra ocasión escuchaste mi voz, obedéceme también ahora y mi gratitud será perenne. Adormece los brillantes ojos de Zeus debajo de sus párpados, tan pronto como, vencido por el amor, se acueste conmigo. Te daré como premio un trono hermoso, incorruptible, de oro; y mi hijo Hefesto, el cojo de ambos pies, te hará un escabel que te sirva para apoyar las nítidas plantas, cuando asistas a los festines."

Respondiole el dulce Sueño: "¡Hera, venerable diosa, hija del gran Cronos!. Fácilmente adormecería a cualquier otro de los sempiternos dioses y aún a las corrientes del río Océano, que es el padre de todos ellos, pero no me acercaré ni adormeceré a Zeus/Júpiter si él no lo manda".

Aunque en un principio la negativa del Sueño fue tajante, sin embargo, Hera lo convence usando su perspicacia. Se daba el caso que el Sueño pretendía con insistencia a la bella Pasítea y Hera le prometió que sus deseos serían satisfechos. El Sueño se lo hizo jurar: "Jura por el agua sagrada de la Laguna Estigia, tocando con una mano la fértil tierra y con la otra el brillante mar, para que sean testigos los dioses subtartáreos que están con Cronos/Saturno, que me darás la más joven de las Cárites/Gracias, Pasítea, cuya posesión constantemente anhelo". Sin dudarlo, Hera cumplió los requisitos exigidos por el Sueño e hizo el juramento poniendo por testigos a todos los dioses que éste le había obligado a nombrar.

Pero, antes de que el poderoso Zeus fuera vencido por el Sueño, era necesario, además, que las mieles del amor de Hera contribuyeran a incrementar el estado de sopor de aquél. Para ello, la sagaz diosa pidió a Afrofita "el amor y el deseo con los cuales rindes a todos los inmortales y a los mortales hombres". La diosa del amor, accedió al ruego de Hera y, acto seguido, se "desató del pecho el cinto bordado, que encerraba todos los encantos: hallábanse allí el amor, el deseo, las amorosas pláticas y el lenguaje seductor que hace perder el juicio a los más prudentes. Púsolo en manos de Hera y pronunció estas palabras: Toma y esconde en tu seno bordado ceñidor donde todo se halla. Yo te aseguro que no volverás sin haber logrado lo que te propongas".

Sueño y Amor unidos todo lo pueden y conquistan, y hasta el rey del Olimpo, el gran Zeus, cae en ellos. Mientras aquél dormía plácidamente, "vencido por el sueño y el amor y abrazado con su esposa", un fiel emisario de ésta corría veloz hacia las naves de los aqueos para avisar a Neptuno, el dios de las aguas, que tomara parte en la batalla librada entre los hombres. Este mensajero no era otro que el dulce "Sueño" intentando cumplir con su promesa hecha a Hera: "El dulce Sueño corrió hacia las naves aqueas para llevar la noticia a Neptuno, que ciñe la tierra; y deteniéndose cerca de él, pronunció estas aladas palabras: ¡Oh Neptuno!. Socorre pronto a los dánaos y dales gloria, aunque sea breve, mientras duerme Zeus, a quien he sumido en dulce letargo, después que Hera, engañándole, logró que se acostara para gozar del amor".

El Sueño se niega primeramente a ayudar a Hera por temor a la ira de Zeus, ya que el rey de los dioses lo había descubierto al despertarse en otras ocasiones. De hecho, al no ser ni un dios del Olimpo ni un héroe, sino un genio que no podía defenderse como todos ellos se había refugiado apresuradamente en las tinieblas de la noche. Desde entonces, al "Sueño" también se le denominaba Hipno y aparecía relacionado con la Noche, o Nix, y como se verá a continuación también con la Muerte.

El Sueño/Hipno habitaba en una caverna profunda y oscura, en la que no podían penetrar los rayos del sol. Según las leyendas de los más insignes cantores de mitos, esa oscura cueva albergaba además otros espectros y duendes que hacían de servidores de aquél. También tenían como misión salir al exterior de la gruta para visitar a los humanos y contagiarles su mágica función, es decir, dormirlos.

Los dominios del Sueño y sus servidores y acompañantes se extendían por la vasta región del legendario país de Lemnos. Aquí nacía la mítica fuente de Lete bien llamada "Fuente del Olvido" porque todos los que bebían de sus aguas perdían la memoria y se olvidaban del pasado. Su voluminoso caudal formaba un río que discurría por las profundidades del Tártaro y del que bebían las almas de los muertos para olvidarse de las penalidades antiguas y nuevas.

De este modo, los grandes mitólogos han establecido una íntima relación entre el sueño, entendido como ausencia de conciencia, y la muerte, símbolo fehaciente del olvido total.

La iconografía de todos los tiempos ha representado al Sueño/Hipno como un joven alado, cuya figura llevaba una rama con la que tocaba a los humanos para producirles un sueño profundo. Las alas se hallaban colocadas a la altura de las sienes y eran semejantes a las de pájaros nocturnos como búhos y lechuzas, de forma tal que su vuelo apenas era perceptible para el oído humano. Y, así, el Sueño/Hipno venía silencioso y se alejaba sin ruido.

Los escritos sobre Hera suelen resaltar su papel vengativo y preponderante entre las demás deidades del Olimpo, sin embargo, su prestigio no es aceptado por completo, en ocasiones, a causa de las acaloradas disputas que mantiene con Zeus.

En todo caso, los mitólogos aceptan que la diosa Hera compartía, al menos oficialmente, el trono del Olimpo con el poderoso rey de los dioses y los hombres. Y a pesar de que, a veces, el regio matrimonio perdía las formas en público, cuando Hera asistía a las reuniones celebradas en el utópico Olimpo, los dioses que se hallaban presentes se levantaban para honrarla por hacer acto de presencia ante ellos. "Los dioses inmortales, que se hallaban reunidos en el palacio de Zeus, levantáronse al ver llegar a Hera, la diosa de los níveos brazos, y le ofrecieron copas de néctar. Y Hera aceptó la que le presentaba Temis, la de hermosas mejillas, que fue la primera que corrió a su encuentro.”

En cierta ocasión Hera y Zeus discutieron sobre cuál de los dos daba más importancia al afecto y al amor. Como no se ponían de acuerdo, ya que ella creía que, como hembra, sabía mucho más del amor que cualquier otro dios, mientras que él pensaba que los varones son los que más conocimientos afectivos desarrollan y poseen, decidieron someterse al juicio del, por entonces, sabio Tiresias. Como éste desautorizó a Hera al dar la razón a Zeus, la diosa le castigó privándole de la vista. Con el fin de reparar el daño que su esposa había causado al sabio, Zeus acabó concediéndole el don de la profecía y la adivinación.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hera *Mito* (Donde se enteran de por qué Zeus maldijo a los dioses del sueño)

Mensaje  NaCkyRa el Lun Mar 30, 2009 10:16 pm

si yo fuera Hera... ni bola le daba a Zeus, jajaj! mirá si voy a compartir!

_________________


There'll come a day when you'll walk out of my dreams.
Face to face Like I'm imagining
Baby how can I be sure
That you're the one I'm waiting for.
Will you be unmistakable

NaCkyRa
Fuente Primordial
Fuente Primordial

Cantidad de envíos : 1568
Edad : 38
Reputación : 36
Fecha de inscripción : 10/01/2009

Ver perfil de usuario http://co-dh.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Hera *Mito* (Donde se enteran de por qué Zeus maldijo a los dioses del sueño)

Mensaje  Marodi80 el Mar Mar 31, 2009 11:19 pm

La verdad es que es bastante patética la pobre Sad

Gracias Natichi!!! me encantan todos los mitos aplaudir

_________________

Marodi80
Oráculo
Oráculo

Cantidad de envíos : 490
Localización : En la Luna, la mayoría de las veces...
Reputación : 35
Fecha de inscripción : 06/02/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hera *Mito* (Donde se enteran de por qué Zeus maldijo a los dioses del sueño)

Mensaje  Invitado el Mar Abr 07, 2009 9:18 am

podiamos otrogarle el título de bibliotecaria o suma escriba, o algo parecido.por se r la recopiladora de mitos

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hera *Mito* (Donde se enteran de por qué Zeus maldijo a los dioses del sueño)

Mensaje  fionagaray el Mar Abr 07, 2009 12:23 pm

SIIIIIII VOTO POR ESO
PERO HERA ,TAN LINDA CON UN MARIDO TAN BOBO Y PICARO
NENA BUSCATE OTRO O DIVERTITE A TU MANERA!!!!!!!!NO?
ESE PAPEL DE VICTIMA ME ENERVA...........JAJAJJA
FIONA

fionagaray
Inmortal Humano
Inmortal Humano

Cantidad de envíos : 546
Reputación : 19
Fecha de inscripción : 23/01/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hera *Mito* (Donde se enteran de por qué Zeus maldijo a los dioses del sueño)

Mensaje  ka_lyrra el Mar Abr 07, 2009 1:25 pm

Siiiii
Que Natuchi sea la suma escriba aplaudir

_________________

Zarek....¡Yo soy tu gominola!

ka_lyrra
Cazador Oscuro
Cazador Oscuro

Cantidad de envíos : 1042
Reputación : 37
Fecha de inscripción : 19/01/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hera *Mito* (Donde se enteran de por qué Zeus maldijo a los dioses del sueño)

Mensaje  Invitado el Lun Abr 13, 2009 10:33 pm

Gracias............. Adoro la mitología y todo lo relacionado con las civilizaciones antiguas.... Desde chiquita nomás, je.............. es que soy una arqueóloga frustrada..... en serio..... Sino seguí la carrera de arqueología es porque en Argentina solamente hay una facultad de Arqueología y está en Tucumán , lo más cercano que tenía era la facultad de antropología en La plata, pero no es lo mismo.... Así que terminé estudiando derecho Twisted Evil

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Hera *Mito* (Donde se enteran de por qué Zeus maldijo a los dioses del sueño)

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 3:06 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.